Yo soy el del vídeo.

– ¡Fotógrafo, una foto!

– Yo soy el videógrafo.

– ¿Ein?

– El del vídeo. Yo soy el del vídeo.

– Ah. ¿Y por qué llevas una cámara de fotos?

Esta situación se nos puede dar a los videógrafos de boda unas quinientas cuarenta veces en cada boda, más o menos.

Y se comprende. Antes, los videógrafos de boda llevábamos un camarón de hombro, con su antorcha y, hace tiempo, incluso con su grabadora externa y su cinturón de baterías, que más que un videógrafo parecías Schwarzenegger en Comando. Vamos, que se nos veía de qué palo íbamos.

Cuando llegó la era digital, a las cámaras de fotos les pusieron un sensor de imagen que correspondía con el tamaño del negativo de la antigua película fotográfica. Vamos, un peacho de sensor. Pero a las cámaras de vídeo, vete tú a saber por qué, se la pusieron pequeña. Además, a las cámaras de fotos les pusieron una función para grabar pequeños clips de vídeo.

eos5dmarkiiief24105_lview_675x450

¿Qué pasó? Pues que nos percatamos de que la calidad de imagen que nos daba una cámara de fotos digital tipo DSLR era bastante superior a la de las cámaras de vídeo. Además, pesaban como diez veces menos.

Captura de pantalla 2017-10-11 a las 9.54.44

La conclusión es obvia.

Y por eso ahora, en una boda, es difícil distinguir al fotógrafo del videógrafo.

– ¡Fotógrafo, una foto! -es el mismo de hace cinco minutos

– Yo soy el del ví… ¡venga, poneros, que va la foto! -y acabas antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s