Sí se puede.

A veces no es cuestión de cómo se muere. El barquero va a venir a buscarnos a todos antes o después. Es cuestión de cómo se vive.