(Wedding) – Por qué SIEMPRE debería contratarse una PREBODA.

Por Fran Lorite

Suele aparecer como un extra en las tarifas de fotógrafos y videógrafos de boda. Hay quien las regala. Hay quien lo incluye en su paquete de servicios. Parece cosa menor, pero con los años que llevamos ya en esto de las bodas hemos llegado a la conclusión de que las prebodas son algo más que un extra. Te contamos por qué.

En ocasiones, por los avatares de la vida acabas plantado en la puerta de unos novios preparado para empezar tu reportaje…sin haber tenido opción a conocerlos. No debería pasar, pero a veces pasa. La puerta se abre y es aquello de “hola, buenas tardes, soy Fran y soy tu videógrafo“. Sí, en la puerta de tu casa tienes a un extraño. Tan extraño como es ese novio para mí. Un extraño que tiene que entrar hasta la cocina, y con el que ha de producirse una suerte de ‘feeling’ sí o sí, porque es el día más importante de tu vida y porque voy a estar 12 horas contigo siguiéndote allá por donde vayas.

Ya metidos en situación es fácil imaginar si prefieres que el día de tu boda tu sombra sea alguien a quien ya conoces y con el que has compartido un rato de risas y alguna que otra confidencia, o un tipo al que acabas de conocer y que puede que acabe no cayéndote del todo bien (uno no le puede caer bien a todo el mundo, qué le vamos a hacer)

Por suerte, esta tampoco es la más común de las situaciones. Normalmente has podido ver a tus novios como mínimo dos o tres veces. Vienen a conocer tu trabajo, vienen a firmar, y volvemos a vernos para preparar el guión de la boda. Pero son visitas que vamos a llamar ‘de despacho’. Agradables, pero no dejan de tener unos protocolos que son difíciles de saltarse.

Y aquí está el quid del asunto. Cuando hacemos una preboda pasamos juntos varias horas, fuera de la rigidez de una reunión ‘de despacho’. Nos vamos aquí o allá, nos tomamos un café, o a veces cae alguna cañeja. Nos conocemos un poco más y luego nos despedimos. Ahí generalmente hay algo que queda latente, y que se retoma el día de la boda. Al abrir la puerta, el tipo que ves no es un desconocido. Es alguien a quien más o menos te alegras de ver, una pareja con la que has adquirido un compromiso más allá del contrato.

Es fácil de imaginar. Uno no quiere que le pase nada a nadie, pero especialmente, que no le pase nada a tu gente. Pues esto es igual. Nosotros siempre lo damos todo en las bodas. Pero si se ha generado esa cosa que se genera en las prebodas, de alguna manera te implicas más.

Es más o menos vox populi que un servidor se emociona con frecuencia durante las ceremonias. Creedme que me pasa más a menudo si hemos compartido una estupenda preboda con esa pareja tan bonita.

En resumidas cuentas, ahí va un secreto para todas las parejas de novios del mundo: vuestros reportajes de boda, tanto en foto como en vídeo serán mejores si habéis contratado una preboda.

Preboda Esteban y Cristina-3

(Gracias Cristina, Esteban…y Blacky!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s