Sí se puede.

A veces no es cuestión de cómo se muere. El barquero va a venir a buscarnos a todos antes o después. Es cuestión de cómo se vive.

Bricofotografía.

Resulta que teníamos prevista hacer una sesión esa mañana, se torció y no pudimos hacerla. Pero teníamos muchas ganas de hacer una sesión, así que tocó improvisar: las niñas saltando en la cama, una suerte de life style doméstico muy socorrida.